Fundación Tierra Ibérica : Manifiesto en defensa de las Directivas de Conservación de la Naturaleza

Fundación Tierra Ibérica
Desarrollo y conservación

Estás en Inicio > Manifiesto en defensa de las Directivas de Conservación de la Naturaleza Compartir en
Realice su búsqueda
Descargas
Manifiesto en defensa de la Directivas de Conservación de la Naturaleza en Europa
Más de veinte años después del nacimiento de la Red Natura 2000 en Europa, las entidades firmantes se unen para MOSTRAR su compromiso por la defensa de las leyes que protegen la naturaleza en la Unión Europea; y SEÑALAR que esta normativa es fundamental para cumplir los objetivos de conservación de la biodiversidad, tanto en Europa como en nuestro país, y que gracias a ella, España es uno de los países con mayor porcentaje de superficie protegida a nivel mundial.
Las entidades aquí firmantes SUSCRIBEN el manifiesto, al considerar que las directivas de conservación de la naturaleza:
1. Son efectivas para garantizar el buen estado de conservación de los elementos que protegen. Muchas especies en peligro de extinción, como el águila imperial, el quebrantahuesos, el buitre negro, el oso pardo o el lince ibérico , han invertido o mejorado su situación gracias a estas normativas. 6 Y para garantizar la conservación de las aves en toda Europa, cuyas poblaciones han mejorado gracias al papel clave que han jugado los espacios protegidos de la Red Natura 2000.
2. Han fortalecido la protección y conservación de hábitats y espacios de gran valor natural que sin las directivas hoy no disfrutaríamos. Algunos ejemplos son el Delta del Ebro, la Albufera de Valencia, las marismas de Santoña, Monfragüe, las Islas Cíes, el desierto de los Monegros, o especialmente los más de 70.000 km2 de áreas marinas protegidas por la Red Natura 2000.
3. Desempeñan un papel fundamental en la protección de tierras agrícolas y la biodiversidad forestal, al contar estos territorios con amplias superficies dentro de la Red Natura 2000.
4. Han demostrado su efectividad en la mejora del conocimiento del estado de conservación de los hábitats y especies que protegen.
5. Generan, con la protección de los espacios protegidos Red Natura 2000, unos beneficios en forma de procesos ecosistémicos valorados en 200-300 mil millones de euros al año, que superan ampliamente los costes de su aplicación y mantenimiento.
6. No tienen consecuencias negativas de por sí, lo perjudicial es su lenta e inadecuada aplicación y la escasa integración con el resto de las políticas sectoriales.
7. Ofrecen suficiente flexibilidad para llevar a cabo una amplia diversidad de actividades económicas sostenibles. Y la declaración de espacios protegidos Red Natura 2000 ayuda a crear empleo y valor añadido, y proporcionan nuevas fuentes de ingresos y diversificación en las economías rural y costera.
8. Refuerzan el interés de los ciudadanos por los productos procedentes de los espacios protegidos Red Natura 2000, quienes valoran la naturaleza no sólo por los beneficios económicos sino también por el propio valor de acceso a la naturaleza y su biodiversidad.
9. Si se aplican plena y correctamente, establecen un marco jurídico coherente, eficaz, eficiente y flexible de notable utilidad, al enfrentarse a las principales amenazas que afrontan las especies y los hábitats. Y son una herramienta clave para facilitar la adaptación de los ecosistemas al cambio climático, mantener la conectividad ecológica, y contribuir al cumplimiento de los objetivos de otras normativas europeas, como la marina o la de aguas.
10.Deben reconocerse como un asunto de interés general de primer orden en el país más ‘biodiverso’ de la UE, y por lo tanto, es imprescindible una apuesta más decidida por la naturaleza en las políticas de España, una mejor planificación y más financiación tanto en el marco europeo como en el territorio español, y una mejor divulgación de sus beneficios.

pdf | 0.09 KB    Descargar archivo ››
Compartir

2012 © Fundación Tierra Ibérica · Todos los derechos reservados · Aviso Legal · Diseño y desarrollo web por Proconsi Dynamiza